Confessions

IMG_1379.JPG

Tengo una confesión: no les hablo a mis hijas siempre en inglés…

¡Y aun así son bilingües!

Las familias bilingües suelen emplear uno de los dos métodos más conocidos: OPOL (One Parent/Person, One Language) o ML@H (Minority Language at Home).

En OPOL, uno de los padres comunica con los niños exclusivamente en un idioma y el otro padre en el otro. Este método es muy popular entre las familias como la nuestra en las que hay un hablante nativo de cada idioma en la pareja. Para las familias en las que ninguno es nativo, pero uno tiene nivel superior, este plan también puede ser lo ideal.

En ML@H, se establece la norma de que en casa se habla en la lengua minoritaria, en el caso de vivir en España, el inglés (u otro idioma que se hable en familia). Este método puede ser útil, por ejemplo, en las familias en las que ambos padres son nativos en el idioma minoritario. También puede funcionar bien para los padres no nativos cuyos niveles del idioma minoritario son más o menos iguales, o bien para un complimento de OPOL.

¿Cómo podemos elegir el método que funciona mejor para nuestras familias?

El mejor método de bilingüismo en familia es como el mejor régimen para perder peso: el que puedas hacer con constancia, el que sea sostenible. El que maximice la exposición y práctica de la lengua minoritaria (en nuestro caso, inglés) ¡sin volver loco a nadie de la familia!

Si para tu familia esto significa que uno le habla siempre en inglés y el otro siempre en español, ¡fantástico! Es muy buen método. Si para vosotros, es más fácil que todos habléis en inglés en casa, ¡guay! También es buen método. Y si sois como nosotros, quizás una mezcla de métodos os pueda encajar mejor.

En mi mundo ideal (aparte de tener cuerpo de modelo y dinero de político), yo (siendo nativa) les hablaría siempre a mis niñas en inglés y también hablaríamos siempre en inglés como familia en casa. Mi realidad es más bien que les hablo un 85% en inglés. Hay circunstancias en las que creo que es permisible y hasta mejor hablarles en español: cuando estamos intentando conectar con otros niños hispanohablantes, cuando aprenden una nueva palabra en español y quieren confirmación, cuando quiero saber exactamente lo que había dicho la maestra o algún compañero de clase, etc.

Mi marido (español) tampoco les habla sólo en castellano: si hemos empezado una conversación o estamos haciendo una actividad en inglés, él participa también en inglés. Entiendo que empleando OPOL estrictamente funciona muy bien para muchas familias, pero a mí personalmente me gusta ver que en la medida de lo posible toda la familia participe en el bilingüismo, sobre todo para poner énfasis en la importancia de la lengua minoritaria. Por eso, aunque mi marido no habla inglés perfectamente, creo que es importante que sí hable algo en inglés con nuestras hijas. Este método funciona bien para nosotros, pero no digo que sea lo mejor.

¿Cuál es el mejor método para vuestras familias?

No lo sé, pero sí tengo unos consejos:

Tener objetivos claros.
Buscar constancia pero olvidar la perfección.

Prioritizar la lengua minoritaria.
¡Evitar el Spanglish!

Si todavía no sabéis por dónde empezar o qué plan elegir, os aconsejo probar con uno de los métodos principales y modificar según veáis que vaya a funcionar mejor en la realidad cotidiana de vuestras familias.

Me encantaría oír de vosotros: ¿qué métodos/filosofías seguís y cómo os va?

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *