School Days

little_red_schoolhouse_clipart

Ya estamos en marzo, que para los que tenemos hijos que cumplirán los 3 años en 2015, significa que este mes tenemos que elegir colegio. Para nuestra familia, esta decisión ya está hecha: Elena acudirá al mismo colegio que su hermana mayor, un público bilingüe.

Como en todas las grandes decisiones que tomamos como padres, hay muchos factores para considerar al elegir un colegio: ubicación, instalaciones, reputación, programa de estudios, comunidad de alumnos y padres, etc. Y para los que priorizamos la enseñanza de los idiomas, si es de inmersión lingüística, bilingüe, o tradicional.

Consideramos la idea de un privado de inmersión lingüística (inglés, francés, o alemán), que indudablemente es el mejor modelo para aprender un idioma, pero entre lo económico y lo logístico, no nos era la mejor opción. Nos quedó por elegir entre los públicos y concertados de nuestra zona, y finalmente entre “el del barrio” con buena reputación pero no bilingüe y un bilingüe de otro barrio donde yo había trabajado anteriormente como auxiliar de conversación. Al final optamos por éste, y puedo decir con confianza que ha sido la mejor opción para nuestra hija.

¿Por qué elegir un colegio bilingüe y qué expectativas podemos tener de la educación bilingüe?

En nuestro caso, Eva ya era bilingüe así que no era cuestión de que aprendiera inglés en el colegio sino que tuviera más contacto con él que tendría en un colegio tradicional, o sea, un plus de input. Además, estaría rodeada de niños que también tendrían más contacto con el idioma y por lo tanto, sería un ambiente y una comunidad lingüística favorable para apoyar su bilingüismo.

Con todo esto, no quiero decir que los colegios bilingües sean necesariamente mejores que los no bilingües, ni que haya que optar por un bilingüe si queremos que nuestros hijos alcancen un buen nivel de inglés (u otro idioma extranjero). Sin embargo, si los otros factores son más o menos iguales, los colegios bilingües pueden ser muy buena opción. Creo fuertemente que el inglés que se da en el colegio (bilingüe o no) lo tenemos que ver como una sola pieza del puzzle, a la que tenemos que sumar lo que hacemos en casa, grupos de juego, u otras experiencias en la segunda lengua si queremos que nuestros hijos sean realmente bilingües.

¿Y para vuestros hijos, qué clase de colegio habéis elegido y por qué?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *